domingo, 13 de diciembre de 2009

Sonríe

Que me pasaba el día mirando al techo. Que mi apatía provocó en casa una bronca histórica. Que di un portazo. Que según mi padre yo había caído en un estado de estupor. Que busqué estupor en el diccionario y significaba "disminución de la actividad de las funciones intelectuales, acompañada de cierto aire o aspecto de asombro o de indiferencia".Que mi vieja se levantaba llorando y se acostaba llorando. Que mi viejo, padecía por su parte "estados de ansiedad".Que los canutos empezaron a caerme como el culo. Que las birras también. Que las copas también. Que la peña me mataba de asco. Que las mañanas eran negras, las tardes negras y las noches negras. Que atravesar un sábado era como atravesar una esquela. Que un día estaba viendo por la tele una publicidad de cereales y me eché a llorar. Que mi vieja preguntó por qué lloraba y le dije que porque me daba mal rollo esa señora que no podía cagar si no comía fibra. Que hasta las flores de mi casa parecían también atacadas por un estado de estupor. Que nos íbamos todos a la mierda, igual que el país. Que todos fingíamos estar de puta madre. Que al mal tiempo buena cara.







1 comentario:

Jordi Irles i Velert dijo...

cada dia sóc més fan del que escrius, eh